isntg13

G13 INSTALCION PERFORMATICA

Happeningperformancearte de acción aparecen como categorías que, desde la historia del arte, permitirían una posible aproximación a la acción de G13. Ella ha sido, como en aquellas expresiones artísticas, pautada por un guión cuidadosamente preparado por un grupo de jóvenes artistas en el que intervienen lo teatral y lo visual, en un determinado escenario/espacio, con un mínimo de objetos y en el que, además, se apela a la participación reflexiva del espectador.

Acción colectiva efímera también como aquellas experiencias, el desarrollo de Sin titulo se despliega en tres tiempos. En el primero, sin presencia de los espectadores y como en un ritual que los funde como grupo, los artistas construyen una estructura con parantes tomados de las estructuras metálicas de los puestos de las ferias artesanales o mercadillos. En ese mismo tiempo secreto, replican el modelo de feria, apropiado ahora por el arte, en un stand en el que es posible observar la proyección de la estructura central y donde está disponible este texto. El segundo tiempo es el propio de lo no pautado, abierto a los espectadores y a la circulación libre de los mismos entre la estructura de feria y la construcción central. El tercer tiempo (no lo puede revelar el texto) sucederá en un futuro/presente pensado como cierre de la acción.

Interesa señalar que G13 no es un colectivo que se dedique al accionismo. Se trata de un grupo de artistas jóvenes que desde hace ya tiempo participa del taller de Dolores Casares y que, de algún modo, ha crecidoallí. Como todos los años, se preparaban para exhibir la producción del año en término y acostumbrados, como práctica del taller, al debate y la mirada crítica sobre la obra propia y las de sus compañeros, una exhibición de la obra individual se les presentó entonces como insuficiente. Desde allí el pasaje a una obra colectiva fue un proceso de debate y maduración que condujo hacia el borramiento de lo individual a lo colectivo a un punto tal que la propia Dolores participa como coordinadora/curadora y a la vez como perfomer. De la misma manera, quien escribe este texto los conocía como invitada a charlas en el taller fue también incorporada como acompañante externa. La forma escogida no se limita entonces a un objeto, en cierta medida irrelevante, sino a un proceso amplio que se inicia en los primeros debates y ¿concluirá? la noche del 13.

En esa obra en el tiempo (más amplia que los tres momentos citados al inicio) se han puesto en cuestión múltiples aspectos que hacen a lo propio del campo artístico pero también a lo social en un sentido amplio. Así, la utilización de los parantes de feria conduce a la reflexión sobre la separación entre las artes visuales, las artes populares y las artesanías. Armando una estructura que se nutre o se sustenta en lo artesanal se cuestionan categorías, el valor del objeto artístico, el mercado de arte y la inclusión en él, los circuitos y los espacios legitimadores, las ferias de arte e incluso los lugares de la docencia y la crítica.

Es justamente en los acentos elaborados colectivamente por los G13 donde la fuerza de la propuesta alcanza su interés y especificidad. Desde esa perspectiva es posible pensar el proyecto inscripto en una genealogía conocida pero más cercano a las acciones artísticas europeas y latinoamericanas, teñidas fuertemente de lo político y lo social, que a la filiación de los artistas norteamericanos. Los gestos antiburgueses de los años ´60 se reactivan hoy en un contexto histórico argentino que desde el 2001 hasta el presente parece ineludible y donde lo colectivo cobra un intenso protagonismo. No casualmente las estructuras metálicas, gastadas por el uso, han sido utilizadas sin modificar, como si el rastro de la memoria se concretara, en una coreografía única, en la severidad pobre de la estructura.

MARIA TERESA CONSTANTIN